Lloyd Hall

Philadelphia, Pennsylvania

La creación de Lloyd Hall en Philadelphia, Pennsylvania, presentó retos tanto físicos como políticos. El equipo de AK Architecture LLC encontró la solución perfecta a todos ellos con el ladrillo de vidrio sólido Vistabrik® de Pittsburgh Corning.

El Lloyd Hall es una instalación recreativa pública para usos múltiples en el Parque Fairmount de Philadelphia, tiene rasgos de un gran gimnasio, instalaciones para banquetes y café en las márgenes del río. Dos de sus muros presentan grandes áreas de ladrillo de vidrio, una de las cuales da hacia el Río Schuylkill.

Para la administración de la ciudad, la resistencia en contra del vandalismo era un punto clave. Sin embargo el público esperaba una estructura que reconociera tanto al parque como al río, y que sirviera como un centro abierto que invitara a los visitantes.

“Necesitábamos una solución que permitiera que la luz diurna llegara al nivel del suelo, pero que pudiera resistir una gran cantidad de desgaste y uso excesivo”, dijo Lisa Armstrong, arquitecta principal del proyecto. “Así que es un edificio que está hecho de materiales permanentes resistentes al desgaste, pero con una apariencia invitadora gracias a la visibilidad a través del ladrillo de vidrio al nivel del suelo”.

Vistabrik®, siendo una pieza de vidrio sólido, es impermeable y resistente a la rotura. Por otra parte el vidrio placa es demasiado fácil de verse afectado por actos vandálicos.

“No hubiéramos podido tener un muro expuesto de tal longitud sin utilizar mampostería”, dijo Armstrong. “La única solución, si queríamos tener transparencia, fue el ladrillo de vidrio”. Incluso el Vistabrik® lleva esa transparencia un paso más adelante, gracias a la forma en que refleja a la luz procedente de la parte externa en el lado del río.

“El ladrillo de vidrio ofrece un efecto de luz moteada que es realmente maravilloso, el cual proviene del agua y se refleja en el techo y de regreso al piso”, dijo Armstrong. Y eso no es todo. “El color natural del vidrio le agrega un tinte ligero al agua, explicó Armstrong, agrega un elemento de belleza.

Siendo un ladrillo cuadrado de 8 pulgadas, tiene una escala humana, e incluso se adecua bien al espacio de 90 pies que forman el muro que da al río. Ahora la estructura ya va a cumplir su décimo aniversario.

“Se mantiene bien”, dijo Armstrong, de hecho se ve mejor a medida que envejece. Y gracias al Vistabrik®, la sensación de un espacio abierto de la estructura ha tenido un efecto inesperado.

“Lo que es más satisfactorio para nosotros es que se convirtió en un imán de actividades que antes no se realizaban en ese lugar” dijo Armstrong, con mucha gente de Philadelphia que utiliza la estructura como un lugar de reunión natural. De hecho, es la solución perfecta.